? (Les advertimos que las siguientes imágenes pueden herir su sensibilidad – no recomendado para menores de 18 años) ?

Vídeo demostrativo 006

El paciente tenía una Fimosis severa.

Antes de la intervención

Paciente con de 43 años con fimosis severa. Dr. Nazir Diuana. Antes.

xxx 

Recién terminada la Circuncisión

Después de la intervención de circuncisión realizada por el Dr. Nazir Diuana M.D. Cirujano Uro-Genital

xxx 

A los 2 meses

Dos meses después de la intervención de circuncisión realizada por el Dr. Nazir Diuana M.D. Cirujano Uro-Genital

xxx 

Actualidad

Actualmente, después de la intervención de circuncisión realizada por el Dr. Nazir Diuana M.D. Cirujano Uro-Genital

La fimosis se define como la falta de retracción de la piel del prepucio sobre el glande. El pene está cubierto por una delgada piel que la gran mayoría de las veces recubre el glande o cabeza. Esta piel es retráctil, permitiendo que asome el glande con facilidad. Sin embargo, existen muchos niños y algunos pocos adultos en los cuales no es posible esta retracción: la piel del miembro viril no «baja».

 

La fimosis a la que hemos hecho mención unas líneas arriba no debe ser motivo de preocupación en los primeros años de vida de los pequeños, pues es una condición normal denominada fimosis fisiológica por los médicos. Es decir, los chiquillos vienen al mundo de esta manera, con esta piel cubriendo el glande.

 

Existen muchas teorías al respecto, y todas al final concluyen que es normal tener ese exceso de piel cubriendo la cabeza del pene así como que esta piel no se retraiga con mucha facilidad en una etapa inicial.

 

La piel del prepucio va a ir cediendo y bajando espontáneamente, sin necesidad de ninguna maniobra o ejercicio tan practicados y dañinos. Así como lo lee: son dañinos pues pueden transformar una fimosis fisiológica en una enfermedad, una patología. Cuando la fimosis está acompañada de signos de infección como dolor, ardor, enrojecimiento, disturbios miccionales, secreciones uretrales o de la piel, lesiones de la piel, lasceraciones o descamaciones, entre otras, es que hablamos de una fimosis patológica.

 

Sólo la fimosis patológica debe ser tratada, y para este efecto existen dos maneras:

  • El tratamiento médico.
  • El tratamiento quirúrgico.

 

Balanitis · Inflamación del Glande: 

La balanitis es una inflamación del glande o cabeza peniana. Si ésta se acompaña de inflamación del prepucio se denomina balanopostitis.

 

En algunos casos, la balanopostitis puede complicarse con la fimosis —imposibilidad de retraer el prepucio del glande del pene—, siendo este diagnóstico de tratamiento exclusivamente quirúrgico.

 

Entre los síntomas del balanopostitis, citaremos los más frecuentes:

  • Secreción del pene.
  • Estrías o heridas en el prepucio, asociadas o no a sangrado.
  • Dolor o dificultad con la retracción del prepucio.
  • Dolor durante el coito.
  • Impotencia.
  • Dificultad para orinar o controlar el flujo de orina, en casos graves.
  • Incapacidad para insertar sonda Foley.
  • Sensibilidad y eritema del glande y/o del pene, y/o picazón.

 

Durante el examen médico podemos encontrar:

  • Eritema y edema de glande o prepucio.
  • Secreciones y mal olor.
  • Cambios de coloración de la piel.
  • Fimosis secundaria.
  • Signos de obstrucción urinaria: como estenosis meatal, distención o la vejiga, balonamiento o globo del prepucio durante la micción.
  • Linfadenopatías y linfadenomegalias, estando en relación directa a la infección crónica localizada.

 

Posterior a la estabilización del cuadro clínico puede sugerirse el tratamiento quirúrgico.

 

Entre las soluciones de tratamiento quirúrgico podemos encontrar:

  • La cirugía de postectomía, también conocida como circuncisión. Es muchas veces el tratamiento definitivo, indicándose en casos de recidiva de la enfermedad, en diabéticos y como prevención de contagio de ETS.
  • La circuncisión cosmética.

 

Circuncisión y Enfermedades de Transmisión Sexual:

Se sabe ampliamente que éstas enfermedades, tanto ulcerativas como no ulcerativas, han estado fuertemente vinculadas de forma biológica y epidemiológicamente con el VIH · SIDA.

 

Desde el Siglo XIX se sabía que las úlceras en el pene eran poco frecuentes en la población judía, circuncidada. En el año 1998 Moses y sus colaboradores revisaron la literatura sobre el estado de la circuncisión, así como el riesgo de chancroide, sífilis, herpes genital, uretritis y úlceras genitales.

 

Dr. Nazir Diuana M.D.

(Úrólogo especializado en cirugía urogenital y andrología. Cuenta con más de 30 años de experiencia)

Tipos de Circuncisión

Convencional

La circuncisión se usa para varios aspectos de la salud masculina: evitar infecciones por hongos o bacterias por el acúmulo de humedad y secreciones que se juntan dejado del prepucio. También se usa en los tratamientos de la eyaculación precoz para remover nervios que producen hipersensibilidad en la zona y así prevenir dicha hipersensibilidad y falta de control eyaculatorio.

 

Plástica

Desde el punto de vista estética, excluyendo temas religiosos, en muchos países es más aceptados por las mujeres que un pene sin circuncisión.

 

Cuando se hace una circuncisión en un adulto hay que tomar en cuenta la sensibilidad previa de la persona y asegurarse de no cortar demasiada piel del pene para no dejar la piel tensa, si no se tuviera en cuenta se acortaría el tamaño del pene dando un resultado desastroso; de ahí viene la circuncisión plástica que se ejecuta con el pene en erección para no cometer errores.

 

Dr. Nazir Diuana M.D.

(Úrólogo especializado en cirugía urogenital y andrología. Cuenta con más de 30 años de experiencia)

100% Privacidad

? ? (+34) 604 340 996 de lunes a viernes, 10.30 – 18.30 (También vía WhatsApp)

 

CONSULTAS en: Madrid, Marbella, Las Palmas de Gran Canaria, México City, Santiago de Chile, Miami y Emiratos Árabes.

Pide una cita o solicita información

¡Enviar!limpiar